jueves, 14 de enero de 2016

El enigma de la camiseta popular

Hagamos un poco de memoria, ¿alguna vez has usado la camiseta oficial de alguna carrera popular antes de correrla? ¿Ninguna que recuerdes? ¿Seguro? Yo personalmente nunca lo he hecho, y creo saber por qué, déjame explicarte.

Camisetas de la próxima Gran Canaria Maratón
Foto vista en CanariasPolideportiva


Cuando nos inscribimos en cualquier carrera popular asumimos que tendremos una nueva prenda que lucir en nuestros entrenamientos, en caso de que cumpla unos mínimos de calidad textil y visual, con la que podremos chuliquear nuestra condición de runner oficial. Pero raro es aquel que ose a usarla antes de participar en dicha competición, probársela sí, pero sentimos que aún no podemos llevarla puesta. La hemos pagado, la tenemos pero el uso más próximo que nos permitimos darle es ir con ella al evento o correr con ella. ¿A qué se debe? Aquí te doy algunos de los posibles motivos:


  • Aún no la merecemos. Todavía no hemos hecho honor al nombre que reza en la camiseta situándonos en la línea de salida. Tenemos la prenda antes de correr, sí, pero inconscientemente la tratamos como un premio por haber participado en ella y no nos permitimos llevarla, como mínimo, hasta el momento de estar dirigiéndonos a ella.

  • Si nos preguntan solo la carrera, no podemos contar ninguna batalla. ¿Te imaginas que te pregunten por cómo te fue la carrera de tu camiseta y que aún no la hayas corrido? No podrías contarle la pedazo de carrera que te estaba saliendo hasta que petaste a 10 kilómetros de meta. Cómo sufriste y los huevos que tuviste que echarle para llegar hasta la meta y conseguir la MMP que le habías prometido a ese ser tan querido. Las lágrimas que no pudiste reprimir en la meta y la medalla finisher que le colgaste a tu madre. ¿Te imaginas no poder contar nada de eso? Mejor no arriesgarse y llevar solo camisetas que contengan buenas historias que poder contar al pobre imprudente que le dé por preguntar.

Ella: ¿Y esa camiseta negra? // Él: 2,50€ en el Primark...
Foto vista en blog Loventine

  • ¿Superstición? Quizás creamos que ponernos esa nueva camiseta nos dará mala suerte el día D. No podemos arriesgarnos a una cagada después de tanto entrenamiento, puede esperar, no vamos a arriesgar tanto esfuerzo por una prenda de ropa. Ya mejor cuando crucemos la meta...

  • No sé de qué hablas Claudio, yo me pongo la camiseta según me la dan y sigo vivo. Esto que escribes es una soberana tontería... 

Es muy probable que te identifiques con una de estas cuatro opciones y me gustaría saber cual es, o si me ha escapado otra. Yo, indudablemente, me niego a ponerme una camiseta de un evento deportivo donde no tenga nada cojonudo que contar...

8 comentarios:

  1. Yo lo tengo claro imaginate que te pruebes la camisa crees que esta bien y el día de la prueba corres la maraton con ella con un Calor de coj.. y tengas que correr con esa camisa aguantado el calor durante 25 km más. .... yo al menos me gustan las camisas muy traspirables. Odio aguantar el calor ....solo utilizo las camisas para entrenar y de noche ya que la mayoría dan muchísimo calor y no dejan al cuerpo traspirables. . Ahhhh! ! Hay una camisa de tirantes de 2xu modelo ghost que permiten tener el cuerpo cerca de 5 grados por debajo de las demás ... peso mínimo ..... estoy a ver si pillo una ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es! Mejor no arriesgar y limitarnos a estrenar esas camisetas fuera de competición!

      Eliminar
  2. Superstición. Vengo del mundo del fútbol. Las copas ni se miran ni se tocan antes del partido....;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tus raíces y también esa superstición. ¿Para qué arriesgarse?

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. A no ser que encontremos algo que vaya a mejor... mi móvil funciona pero si tengo la oportunidad de tener uno mejor, lo toco!! Pero entiendo a lo que te refieres;)

      Eliminar
  4. No me la merezco todavia, hasta que no este en la linea de salida y empiece a correr no soy digno de llevarla,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, es que nos sentimos hasta mal...

      Eliminar