martes, 26 de enero de 2016

Crónica HSR Gran Canaria Maratón (10K) 2015


El 10K siempre me ha parecido una distancia muy atractiva, pero también muy exigente. Hace 3 años, mis dos primeras carreras populares de asfalto estaban en torno a esa distancia, que corría casi cada día de menos a más. La primera vez intenté hacer 50' y la segunda 45'. Estuve cerca en ambas y, al ver que me quedaba con ganas de más, decidí subir a distancias más altas. No fue hasta mediados de 2015, cuando decidí que tenía una cuenta pendiente con esta distancia. Así que me propuse las carreras de El Sebadal, Vecindario y el broche final en la Gran Canaria Maratón. Las dos primeras salieron asombrosamente bien, así que tocaba rematar la faena, pero las cosas no iban a ser tan fáciles. Bienvenidos a la primera crónica de 2016, la de los 10K de la HSR Gran Canaria Maratón, una carrera que se nos haría muy dura a la mayoría de participantes.

El despertador sonó a las 5:00 AM. Nunca había madrugado tanto para hacer una distancia inferior a 21K, así como dato de interés. Desayuno muy ligero de plátano y almendras, me preparo con tranquilidad y voy hasta Las Arenas con Juanmi y Ricardo. Cogemos algo de atasco pero por suerte la cosa avanza con la velocidad justa para llegar 30' antes de la salida. Me despido de mis amigos, nos deseamos suerte y me dirijo al guardarropa con Jony. Dejo la bolsa y subo a calentar, justo veo a Antonio, así que aprovecho para correr con él e intercambiar impresiones. Descargo tensiones junto a unas piedras y me dirijo a la salida entrando en el cajón 2 y avanzando lo máximo posible hasta 3-4 línea. La estrategia es salir a 4:15 min/km e ir aumentando, aunque Antonio ya me había dicho que con el subidón de los primeros kilómetros seguramente me ponga a 4:00 min/km. Todo listo para el pistoletazo.

No hay cuenta atrás y da comienzo la carrera. No me cuesta demasiado coger ritmo ya que casi no tengo que esquivar a muchas personas. Giro con cuidado por el exterior al final de la Avenida José Sánchez Peñate (todos mataban por el interior) y pongo velocidad de lancha motora siguiendo a unos miembros del Trican. Pasamos por el primer kilómetro y me acuerdo de Antonio, 4:02 min/km, pero el cuerpo va cómodo así que aguanto. Paso el 2º por Mesa y López y me siento bien a ese ritmo, la cosa promete. Pasamos cerca del Parque Santa Catalina y ya empiezo a notar la dureza del inicio, aunque siento que puedo llevarlo durante buena parte de los kilómetros. Los chicos del Trican ya me sacan bastantes metros, decido mantenerme. Llegamos hasta el Puerto y veo a la cabeza de carrera en sentido contrario, van como tiros... Hacemos ese giro absurdo de 180º en un cono y recuerdo la pasada edición, solo quedan 5km y ya me está costando. Mantengo el nivel de esfuerzo y voy animando a los que adelanto, aunque en realidad me intentaba motivar yo mismo. Estamos a mitad de carrera y queda lo más duro.

A la izquierda de la imagen, huyendo de la foto!
Foto de Vicente Marrero

Corremos entre edificios y el viento no se nota demasiado excepto en algún punto donde intento cubrirme tras algún otro participante. Siento que estoy disminuyendo el ritmo y justo cojo a uno de los chicos del Trican que ha aflojado. Quedan 3 kilómetros cuando entramos en Las Canteras y ya las piernas van muy justas. Cada metro siento que voy más lento pero nadie me adelanta ni adelanto a nadie, todos estamos igual de jodidos. Poco a poco me van adelantando y solo quedan 2 kilómetros para meta. Siento que voy a 4:30 min/km como muy rápido, se me está yendo la carrera en el último esfuerzo pero por mucho que tiro el cuerpo no da para más. Último kilómetro y me da impotencia no poder ir más rápido. Doy todo lo que puedo y al ver la alfombra de meta veo que puedo bajar de 43'. Alargo la zancada lo justo para cruzar en 42:58, nueva marca personal en competición oficial pero aún lejos del tiempo que sé que mis piernas pueden dar. De todas formas termino muy satisfecho, las sensaciones los días anteriores no habían sido buenas así que doy el resultado por muy bueno, además he disfrutado del sufrimiento y eso me encanta.

¡Mi video resumen de la carrera!

Al llegar a meta nos hacían bordear el Auditorio para llegar a la zona de recuperación. El camino se me hizo un pelín largo, así que me imagino los maratonianos que llegarían en las últimas. Cogí agua, plátano y un Powerade, no necesitaba más, pero muy positivo que los voluntarios fueran dividiendo a los corredores para evitar aglomeraciones. Bajé a coger la mochila del guardarropa y en 1' ya estaba fuera, así es como debe ser. Recuerdo con gracia lo que me costó bajar esas escaleras en la pasada edición, sería interesante buscar alternativas que no impliquen escaleras. Salí y estuve un rato charlando con buenos amigos y desvirtualizando a seguidores que se me acercaron, ¡un auténtico placer hablar con todos y compartir nuestras batallas runneriles!

Cuando me repuse, cogí mi cámara de fotos y me dirigí al punto donde la media maratón y la maratón se separaban. Saqué muchísimas fotos, pero no quise hacerlas sin más para que todo el mundo tuviera cualquier fotillo, sino traté de darle mucha importancia a los gestos faciales y momentos muy puntuales como las entradas a meta con familiares. Ya tenéis publicada en mi página de Facebook un álbum con fotos sin retocar. El resto, que son algo más de 50, las trataré lo antes posible para que las tengáis pronto. Estuve durante horas de pie y saqué más de 1.000 fotos. Cuando no pude más con las piernas me fui, una lástima por todos los participantes de la maratón que llegaron a partir de las 4h30' que no pude fotografiar su gran momento, ¡mil perdones!.

La foto del postureo que no falte.

Desde mi punto de vista la organización del evento ha mejorado, pero coincido en la mayor parte de las opiniones de Sosaku Runner y Pancho, aún queda muchísimo por mejorar. Aquí van algunas de mis conclusiones:

- Gran Canaria tiene una maratón dura física y mentalmente, por lo que tratarla como una de las mejores de España cuando hay poca gente animando en la calle, y la que hay se concentra en sitios muy puntuales, demuestra que no se acaba de definir bien el target de esta carrera.

- La maratón debería redirigirse para atraer al runner regional, olvidarse de tantos viajes pagados al extranjero y contratar un buen Community Manager que lleve las RRSS con habilidad. La mejor promoción fuera nunca será un stand, sino una web de calidad.

- Inflar la cifra de inscritos me parece innecesario, el éxito de un evento no se mide por la participación, sino por la satisfacción de los participantes, sean los que sean.

- El precio menor para la mujeres en la maratón como medida de integración es absurda. Nadie con dos dedos de frente se va a apuntar a una maratón solo por verla a 15€. 

- Algo que me pareció muy curioso, es que a la primera clasificada en la maratón le pusieron la cinta de meta mirando hacia las cámaras en lugar de hacia ella. Creo que esto es representativo de este evento, que actualmente creo que está demasiado politizada y orientada a llenar páginas en los medios de comunicación en lugar de hacia las personas que están corriendo.

La foto en cuestión.

- Que el 10K salga antes que la media y la maratón no tiene demasiado sentido. Me parece buena la idea trasladar la media maratón en el tiempo 3-4 semanas antes. También podría salir la maratón a las 8:00 AM. La media maratón a las 10:00 AM. Y el 10K a las 12:00 AM. Esto haría que los maratonianos corrieran solos la 1ª vuelta, luego los de MM fueran adelantando a los maratonianos más lentos sin mayor problema al no ser demasiados, y por último los de 10K que solo adelantarían a los más lentos de ambas modalidades donde ya el grueso de participantes ha cruzado la meta. Además estos valientes de media y maratón que corren más de 2h y 4h, agradecerían no correr solos.

- Me sobran los conos dividiendo las llegadas, ¿qué más da si el que entra es de maratón, media o 10K? Afea el momento.

- Los de 10K también deberían tener masaje en meta. Sin discusión.

- Se mejoró el plan de movilidad, pero trasladar la salida y meta a otro lugar ¿sería demasiado descabellado? Entre el Parque San Telmo y lo de los militares, salida en dirección León y Castillo y llegada por Triana a mi personalmente me parece atractivo. Por decir algún sitio claro.

Y hasta aquí la primera crónica del año. Es un gustazo ver como poco a poco la gente se va aficionando al running, aunque aún nos quedan muchos más por convertir a nuestra bendita locura.

Espero que hayáis disfrutado de todo el fin de semana y sed libres de comentar vuestras opiniones!! Un fuerte abrazo y a por la próxima!!

jueves, 21 de enero de 2016

El día antes - HSR Gran Canaria Maratón (10km)

No suelo hacer la previa de ninguna carrera más de dos días antes de la misma, pero esta vez voy a hacer una excepción, simplemente porque me apetece y porque acabo de vender los últimos pescados en el Parque Romano.

Cojonuda foto corriendo mi 2ª maratón el año pasado!!
Foto de Juan Sosa

¿Os acordáis del objetivo? Bajar de 40 minutos en 10km era algo viable dado los últimos resultados como las carreras de El Sebadal y Vecindario donde corrí durante más de 10km a 4:10 min/km. Además está la San Silvestre Ciudad de Arrecife donde cumplí los 5km en 19'. Pero parece ser que la cosa se ha torcido, probablemente por una mala preparación por mi parte, y ese objetivo se ha complicado muchísimo.


Hace 5 días pretendía hacer 12km a 4:15 min/km, pero decidí parar en el kilómetro 9 porque ya iba sufriendo mucho. Al día siguiente quise probarme en el Parque Romano intercalando 1 kilómetro sobre 4:15 min/km y otro por debajo de 4:00 min/km, un invento de los míos, y el resultado fue que apenas pude con 5km. Hoy he terminado por decidirme, tras dejar de correr tras 3km en 12'12" completamente asfixiado, que no intentaré bajar de 40'. No voy a sufrir desde el kilómetro 1 para petar en el 5 y luego trotar el resto de la carrera, no me parece un plan muy atractivo para una mañana de domingo. Así que voy a ser realista y proponerme estar en 41' y 41'30". La estrategia será salir a 4:15 e ir acelerando con el paso de los kilómetros para que finalmente la media sea inferior a 4:09 min/km. No es un objetivo fácil, pero sí alcanzable, así que vamos a empezar el año disfrutando del running y no sufriéndolo.

El año pasado sufrí muchísimo, este me voy a permitir disfrutar a tope!!

Mañana empieza la recogida de dorsales, de 9:00 a 21:00 en el Palacio de Congresos de Canarias (al lado del Auditorio Alfredo Kraus). Yo iré el sábado por la mañana sobre las 11:00, así que si os animáis a participar en las entrevistas de las que os he hablado en mi canal de Youtube diario ya sabéis donde encontrarme. El domingo llegaré con tiempo a la carrera así que podremos charlar y seguir con esas entrevistas. Luego, tras cruzar la meta, cogeré mi cámara e iré por el paseo de Las Canteras a algún punto que me guste para sacar fotos a los participantes de Media Maratón y Maratón. Así que también me podéis pillar por allí.

Ah, tengo el dorsal 6413, por si queréis seguirme por la app TrackingSport y enviarme fuerzas telepáticamente. Disfrutemos todos de un gran finde de running, id con tiempo a la salida que se prevén atascos y si me veis echadme un grito!! Nos vemos amigos y mucha suerte para el domingo!!

jueves, 14 de enero de 2016

El enigma de la camiseta popular

Hagamos un poco de memoria, ¿alguna vez has usado la camiseta oficial de alguna carrera popular antes de correrla? ¿Ninguna que recuerdes? ¿Seguro? Yo personalmente nunca lo he hecho, y creo saber por qué, déjame explicarte.

Camisetas de la próxima Gran Canaria Maratón
Foto vista en CanariasPolideportiva


Cuando nos inscribimos en cualquier carrera popular asumimos que tendremos una nueva prenda que lucir en nuestros entrenamientos, en caso de que cumpla unos mínimos de calidad textil y visual, con la que podremos chuliquear nuestra condición de runner oficial. Pero raro es aquel que ose a usarla antes de participar en dicha competición, probársela sí, pero sentimos que aún no podemos llevarla puesta. La hemos pagado, la tenemos pero el uso más próximo que nos permitimos darle es ir con ella al evento o correr con ella. ¿A qué se debe? Aquí te doy algunos de los posibles motivos:


  • Aún no la merecemos. Todavía no hemos hecho honor al nombre que reza en la camiseta situándonos en la línea de salida. Tenemos la prenda antes de correr, sí, pero inconscientemente la tratamos como un premio por haber participado en ella y no nos permitimos llevarla, como mínimo, hasta el momento de estar dirigiéndonos a ella.

  • Si nos preguntan solo la carrera, no podemos contar ninguna batalla. ¿Te imaginas que te pregunten por cómo te fue la carrera de tu camiseta y que aún no la hayas corrido? No podrías contarle la pedazo de carrera que te estaba saliendo hasta que petaste a 10 kilómetros de meta. Cómo sufriste y los huevos que tuviste que echarle para llegar hasta la meta y conseguir la MMP que le habías prometido a ese ser tan querido. Las lágrimas que no pudiste reprimir en la meta y la medalla finisher que le colgaste a tu madre. ¿Te imaginas no poder contar nada de eso? Mejor no arriesgarse y llevar solo camisetas que contengan buenas historias que poder contar al pobre imprudente que le dé por preguntar.

Ella: ¿Y esa camiseta negra? // Él: 2,50€ en el Primark...
Foto vista en blog Loventine

  • ¿Superstición? Quizás creamos que ponernos esa nueva camiseta nos dará mala suerte el día D. No podemos arriesgarnos a una cagada después de tanto entrenamiento, puede esperar, no vamos a arriesgar tanto esfuerzo por una prenda de ropa. Ya mejor cuando crucemos la meta...

  • No sé de qué hablas Claudio, yo me pongo la camiseta según me la dan y sigo vivo. Esto que escribes es una soberana tontería... 

Es muy probable que te identifiques con una de estas cuatro opciones y me gustaría saber cual es, o si me ha escapado otra. Yo, indudablemente, me niego a ponerme una camiseta de un evento deportivo donde no tenga nada cojonudo que contar...

viernes, 8 de enero de 2016

Suma, no restes

¿Cuántas veces te han dicho que pares? Que dejes lo que quiera que estés haciendo, aunque te haga feliz, solo porque ellos no lo entienden. Estoy seguro de que sabes de quienes te hablo. De esa gente que prefiere convencerte de que lo que haces no tiene sentido, antes de intentar comprenderlo, quizás por miedo a que a ellos también les guste. Sí amigos, todos lo hemos sufrido, y este escrito no es para nosotros, sino para ellos, los putos infelices que siguen sin querer abrir los ojos. A ver si con esto os convenzo de una vez.


Nos tenéis rabia. Sí, a nosotros, los felices. Por no tener miedo de decírselo a nadie a la cara. "Soy feliz y estoy orgulloso de serlo." Cómo me gusta gritarlo. Porque creo que hay demasiada gente en el mundo triste e infeliz, que vive sumida en un mundo oscuro de limitaciones y desesperanza. ¡Parad ya! ¡Dejad de intentar apagar nuestras ganas vivir! Nos necesitáis más que nosotros a vosotros, y lo sabéis. Si no, recordad los mejores momentos de vuestra vida a ver si no llevabais la sonrisa puesta. O esa lágrima de emoción incontrolable. Y ya sé lo que cuesta ser feliz. La felicidad no llueve por si sola, hay que ganársela. ¿Cómo? Dando lo mejor de uno mismo aquí y ahora. Cada segundo suma oportunidades para ser feliz. ¡Y no restéis! Porque restar es cosa de tristes. De no aprovechar el momento por esperar un determinado acontecimiento para el que aún quedan muchísimos segundos. Muchísimas oportunidades de ser feliz. Más de las que somos conscientes. Y, tristemente, muchas más de las que solemos aprovechar.


Ahora te hablo a ti, amigo lector infeliz. 

Los problemas vendrán. Claro que vendrán. Y con ellos sus amigas las preocupaciones. Pero seguro que si te enfrentas a ese muro con el martillo del optimismo, los derribarás mucho antes que rascando con las uñas del pesimismo. Y aunque suene absurdo, es así. El optimismo es capaz de cosas que el pesimismo no puede conseguir. Como mantenernos vivos. Y no me refiero a que nuestro corazón se limite a latir. Sino vivos de verdad. Estamos vivos para que la muerte nos coja por cansancio. Toma frase para tu Twitter.

Y sí aún no te he convencido, amigo infeliz, de pasarte al lado luminoso de la fuerza, sigue intentándolo. Habla mal de nosotros y de nuestras acciones. Quéjate del amarillo de nuestra sonrisa, ríete de las cagadas que cometemos y recuérdanos todo lo que nos estamos perdiendo por hacer la vida que hacemos. Hazlo todos los días. Acuérdate de nosotros cuando te levantes y deséanos malas noches cuando vayas a dormir. Pero ten en cuenta una cosa. No tienes ni puta idea de lo patético que nos resulta a nosotros, los felices, ver como un infeliz intenta destruirnos. Así que te invito a que dejes de restar tu tiempo y tus ganas en tirarnos, y que empieces a sumar trabajo para llegar hasta aquí arriba. Y te aseguro, amigo mío, que te recibiremos con los brazos abiertos como un feliz más.

lunes, 4 de enero de 2016

Así nació delirioxeldeporte

¿Algunas vez os habéis preguntado el por qué de la existencia de este blog? Probablemente no, pero igual os interesa saber que esto no surgió de un día para otro, si no que era algo que tarde o temprano tenía que nacer. Os cuento la historia.

Desde tiempos de Matusalén ya me gustaba escribir. Ya fueran cosas que me pasaban, cosas que pensaba u otras que me inventaba. No me costaba demasiado poderme delante de una hoja en blanco, física o digital, y llenarla de letras en muy pocos minutos. Lo que pasaba por la cabeza lo transcribían mis manos con un lenguaje fácil de leer y entender, sin muchas matéforas o sinastacias complicadas... Y así fue como creé mi primer blog por el 2011, el cual se llamaba DELIRIO, y que estuvo en mis manos aproximadamente 2 años

Luego decidí darle un giro, quizás por el paso del tiempo en mi DNI, y borré todo ese contenido. Di vida a un nuevo blog con el mismo nombre, un formato más moderno y un contenido más acorde a mi nueva edad. Poco duró la vida de este espacio, que nunca llegó a satisfacer mis ganas de expresarme, así que a los pocos meses también pasó a la historia.

Paralelamente, por allá por 2013, participé en mi primera carrera. Cuando llegué al ordenador me apetecía contar mi experiencia, y así hice un breve resumen en Facebook, Más adelante, llegaron las primeras carreras populares donde siempre me apetecía contar cómo había sido mi experiencia, pero la mayoría de veces la tinta se quedaba en el tintero. Empezó el 2014 y con él un parón de deporte debido a molestias en una rodilla. Ahí empecé a nadar y no fue hasta bien entrado el verano cuando me puse a correr. Participé de nuevo en aquella carrera donde todo empezó, esta vez en la distancia reina, y cuando estuve de nuevo frente al ordenador, tuve la necesidad de escribir mi experiencia. La primera crónica de mi vida, publicada en Facebook en julio de 2014. 


Foto de la organización

Foto de James Mitchell

Encuentra las tropecientas diferencias, ya te digo de antemano que el loco es el msmo...

Desde hacía ya un año conocía un blog grancanario, que escribía un tal Pancho, donde se publicaban las carreras populares de la isla. Gracias a ese espacio me inscribí en mis primeras carreras en 2013. Aproveché para leer alguna entrada y me gustó el contenido, aunque la idea de crear uno propio por el momento me parecía absurdo. Pero ahora las cosas habían cambiado. Entré en ese blog en septiembre de 2014 con bastante asiduidad para leer muchas de las entradas que había subido a lo largo de la historia. De ahí acabé en el blog Sosaku Runner, un blog diferente con un nombre que parecía sacado de una serie manga un poco cutre, pero con un contenido peculiar y muy interesante. Sentí la necesidad de crear uno propio, unificar mi pasión por el deporte con mi gran afición a escribir y transmitir emociones. Recuperé el nombre de delirio en honor a aquel blog donde tantas emociones descargué. Y así nació lo que hoy conocemos como delirioxeldeporte. Un blog donde me gusta contar mis historias con el fin de transmitir mis ganas de vivir, sentir emociones fuertes y llegar a lugares donde un ciudadano de a pie diría que "es cosa de locos". Creo que vivimos para eso, vivir, y no para limitarnos a hacer lo fácil. Lo fácil es tirarnos en el sillón con una cerveza a ver el partido de turno. Eso de correr por gusto los domingos por la mañana y hacer maratones es de locos. Y en eso estoy. Intentando contagiaros mi delirio. Y por lo que veo, cada vez somos más los locos...