domingo, 16 de agosto de 2015

Crónica Trináutico Ciudad de Arrecife 2015


Hace poco más de un mes no podía correr. Bueno sí, pero dolía. Después de visitar a Miguel Carús de Fisioterapia Mobilis, tras masajes, vendajes y ejercicios pude volver a correr poco a poco. Al principio eran 2km a más de 5:00 min/km. Luego 3. Cada vez un poquito más lejos, cada vez un poquito más rápido. Al nadar y pedalear no me dolía, y ya corriendo parecía que tampoco. En un mes me preparé para mi tercer triatlón, como ya hiciera hace 4 años, en el primero, pero esta vez mucho mejor. Mismo escenario. Diferente recorrido. Diferente objetivo. Esta es la crónica del Trináutico Ciudad de Arrecife, la carrera donde debían desaparecer los fantasmas de una recaída. Y por qué no, donde había que establecer una nueva MMP.

Era sábado por la mañana, el sol pegaba con fuerza y el viento había aflojado un poco con respecto a días anteriores. A la 13:00 ya estaba bajando al Parque Islas Canarias para hacer el check in de la bicicleta con tiempo para diseñar mis transiciones al milímetro. Este trámite se retrasó más de una hora, formando una larga cola de triatletas ansiosos por dejar la bicicleta y buscar una sombra donde concentrarse. Casi media hora de pie esperando a que los jueces empezaran a despacharlos, "ya tengo excusa si me sale una mala carrera" pienso, todo sea por quitarle un poco de hierro a la espera. Cuando por fin abren me voy encontrando buenos amigos del mundillo, como siempre un gustazo esos momentos previos de charlas y tapadismo, parece que nadie ha entrenado, putos mentirosos.

Empiezan los más pequeños con sus respectivos acuatlones. Dejo el bolso en el guardarropa después de untarme con vaselina y protector solar, una no muy agradable mezcla. Presencio a los peques darlo todo y animo a los que están pasándolo realmente mal, quizás me sienta identificado... Al rato los triatletas se van acercando al punto de salida, es el momento de calentar músculos y agua, se avecina una lucha titánica por coger el grupo de cabeza en la natación, yo con salir vivo me conformo. Nos llaman para activar el chip, las chicas van primero y después los hombretones. Se huele la tensión, o puede que fuera solo yo...

Eh tú!! Borra esa sonrisa de la boca y ponte a sufrir!!

Salen las chicas y a los 5 minutos ya estamos en el agua esperando a que se de la salida. Se hace eterna la espera, que se ve finalizada por un bocinazo que da inicio a la prueba. "A por todas", cabeza bajo el agua y doy brazadas con fuerza, esta vez no me van a pasar por encima como en las pasadas travesías. Encuentro huecos a base de empujones, consigo ver la primera boya a lo lejos y nado cómodo con ese puntito de esfuerzo que tanto me pone gusta. Giro a derechas con algunos golpes, imprimo un poco más de ritmo para llegar a la siguiente, giro de nuevo y ahora todo recto hacia la transición. Se hace largo ese final, me acuerdo de la primera vez que nadé por ahí y sonrío mentalmente con lo mucho que he mejorado. "Lo que hace entrenar..." me digo. Mantengo el esfuerzo hasta el final, creo que he hecho un buen sector, 14:28, justo 2 minutos más lento que el año pasado, lo previsto. Salgo del agua y me dirijo a por el segundo sector, el que mejor había podido preparar.

Recibiendo una buena ducha de agua dulce... OH WAIT!!

La transición es mucho más rápida que la del año pasado, cojo ritmo nada más subirme a la bicicleta y busco un buen desarrollo para sentirme competitivo. Me cuesta mucho más de lo esperado imprimir un ritmo en el que me sienta fuerte, me falta un puntito que solo consigo cada vez que me pasa alguien más rápido y aguanto a su rueda, aunque no duro mucho. Llego al final de la primera vuelta y escucho varios "¡¡VAMOS CLAUDIO!!", respondo a esos gritos dándole más fuerte a las piernas, la motivación fluye y maquilla las regulares sensaciones. Pasan las vueltas y los primeros clasificados empiezan a pasarme. Intento pegarme a ellos pero van demasiado rápido, admirable el ritmo que son capaces de mantener durante 20km, algún día espero ir pegado a ellos!! Cada vez que paso una vuelta me animan muchísimo, la motivación sigue luchando por hacer un buen sector ciclista y llego a la última vuelta viendo como los primeros ya han empezado a correr. Le doy todo lo fuerte que puedo a las piernas, el asfalto de la parte de arriba de la medular es horrible y no ayuda a mejorar las sensaciones, me siento lento pero pedaleo con todas mis fuerzas. Llego al Gran Hotel y me dirijo a la transición, medito si quitarme las zapatillas sobre la bici pero lo descarto, no me siento con fuerzas así que mejor me las quito de pie, no sea que me vaya a caer... Me bajo de la bici y corro de forma extremadamente estilosa hacia el último sector, el que debía poner fin a meses de problemas físicos, 5km decisivos. Este sector me ha salido en 36:31, 5 minutos más rápido que el año pasado, se nota que esta vez sí conozco la bicicleta y he podido hacer varias salidas, aunque aún tengo mucho margen de mejora.

Lo di todo, de eso no cabe duda...

Me quito las zapatillas y me calzo las playeras, me quito el casco, giro el dorsal y salgo en busca de esos últimos kilómetros. Ya no tengo piernas sino piedras, me cuesta mucho encontrar un ritmo cómodo y sufro a una velocidad bastante inferior a la que había podido llegar a entrenar en un mes. Recuerdo el mismo recorrido hace 4 años, lo mal que lo pasé, toca revancha. Me sitúo en torno a 5:00 min/km, no siento poder ir mucho más rápido y eso me desmoraliza un poco, me cuesta mucho darle cadencia a las piernas, pesan muchísimo. Aguanto el ritmo toda la primera vuelta, viendo como muchos rostros conocidos se dirigen a meta. A mí aún me queda una vuelta, al menos he de conseguir una nueva MMP.


Empezando esas 2 vueltas agónicas

Empiezo la segunda vuelta junto a la primera de Armando, compañero del C.D. Nonadamos, que fue el único en hacer el triatlón con una BTT, crack!! La compañía hace más llevadera el esfuerzo. A mitad de esta vuelta aprieto un poco y lo dejo atrás, aún le queda una vuelta más. Me sitúo al lado de otro triatleta y corremos juntos el resto de la vuelta, no hace falta apretar más, ya está hecho. Vemos la meta y certifico el objetivo mínimo, nueva MMP en 1:15:42, poco más de 1:40 más rápido que el año pasado, tras hacer la carrera a pie en poco menos de 25 minutos, 1 minuto y pico más lento, el único sector que no salió según lo previsto.  ¿Qué más puedo pedir? hace poco más de un mes no podía casi correr, hay que mirar este resultado con perspectiva, ya vendrán mejores.

El sufrimiento en buena compañía se convierte en disfrute!!
Foto de Miriam Herdel

Satisfecho pero no eufórico, sabor agridulce por esa floja carrera a pie, llegué con demasiada ambición a la línea de salida pero una vez más, la carrera me puso en mi sitio. Este es un punto de inflexión, a partir de ahora todo irá a mejor y como suelo decir, cada vez más lejos, cada vez más rápido.

En cuanto a la organización, se ha conseguido hacer un buen recorrido tras los cambios de última hora que considero que han sido a mejor. El trato por redes sociales ha sido muy bueno, aunque faltó darle vidilla a la carrera y mayor movimiento de información. La recogida de dorsal fue eficaz pero hubiera sido bueno decir a los participantes que el chip se daría al día siguiente para así evitar las dudas que surgieron. El check in se empezó con más de una hora de atraso, cosa que considero grave, dejar a los participantes tanto rato esperando no es plato de buen gusto. La señalización era correcta, los voluntarios geniales y gran detalle poner duchas a la salida de la natación, aunque la próxima vez espero que las enciendan!! (tirón de orejas cariñoso). El avituallamiento de meta fue fantástico con agua, refrescos, yogures, paella y un gran detalle esos helados que aliviaron muchas gargantas del fuerte calor que hacía. Como dije en la previa, el RCNA cumple organizativamente una vez más, felicidades a Eugenio y a su equipo, el año que viene si puedo no dudaré en repetir.




Te pillaron a Ayoze! Ganas de ver esa foto!
Foto de Miriam Herdel

Y tras el reto del verano puedo decir, a grito pelao', que empieza la preparación para reventar mi MMP en Media Maratón en la LPA Night Run, y que la lesión es historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario