domingo, 12 de julio de 2015

Crónica VII Travesía Bahía Playa Blanca 2015


La Travesía Bahía Playa Blanca iba a ser testigo de mi vuelta al mundo de las travesías. Con apenas unos pocos entrenamientos sabía que tocaba sufrir pero el objetivo era acumular metros y llegar lo mejor posible, me gusta romper el hielo con la cabeza.

Una hora antes de la salida ya estaba por la zona, ansioso por echarme al mar pero sin ninguna prisa por recibir los clásicos golpes de la montonera inicial. Muy buen rato previo saludando y hablando con buenos amigos que se habían acercado a animar, además de muchos reencuentros con nadadores que seguían al pie del cañón. Poco antes de las 11:00 me tiro al mar y doy un par de brazadas. Las sensaciones no son malas, pero 1500m dan para mucho. Cámara de llamada. Casi 250 nadadores. Primero sale el masculino y luego el femenino, así que asumo que a mitad del recorrido me empezarán a pasar como balas. Tranquilidad, da igual la posición. Brazada tras brazada, "yo puedo."

¡Salida a tope!
Foto de Miriam Herdel

Se da la salida. Me cuesta mucho coger el ritmo. No lo cojo. Me adelantan todos, no me encuentro cómodo a rebufo de nadie. Me siento asfixiado. No avanzo. "¿Qué cojones hago aquí?". Pero no me rindo. A por la primera boya. Giro. "Ahora tranquilo, busca un grupo y un ritmo cómodo." No tardo en encontrar a 2 o 3 nadadores y hacemos un pequeño grupo. Siempre voy detrás, luchando por no perderlos. Segunda boya. "Ves, no es tan difícil." Continúa la lucha. A veces me cuesta respirar, siempre voy cogiendo aire a una brazada. "Vamos, vamos..." Tercera boya, solo queda una y meta. De pronto me pasa una moto de agua. Otra. Otra. Son las chicas, ya me están pasando. Aguanto con el grupo. Veo la última boya. Decido aguantar y de ahí a la playa apretar. Así hago, giro la última boya y aprieto el ritmo. Intento ponerme detrás de alguna de las chicas pero me pasan y me descuelgan sobre la marcha, ¡vaya ritmo! Así que me emparejo con uno de los nadadores del grupo y llegamos juntos. "Al carajo, hecho."

Luciendo la fantasía "Blanco Pared"
Foto de Miriam Herdel

Estoy agotado muscularmente y algo asfixiado. Me repongo y me encuentro con la mayoría de nadadores que ya han llegado. He sufrido pero objetivo conseguido, 1500m para el bolsillo, ahora a seguir cogiendo forma. ¿La posición no hace falta decirla no? Mi madre siempre decía que lo importante es participar... Pero bueno, diré que casi entro en el top 200. ¿Bien no? Yo creo que sí.

En tierra firme más de media hora después...
Foto de Miriam Herdel

Poco más que decir de mi discreta actuación. La organización me pareció buena excepto por el excesivo show que montaban algunos de los speakers pertenecientes a una de las empresas colaboradoras, que no paraban de hacer publicidad sin ningún tipo de vaselina. Pero esta es una simple apreciación personal, a otros pudieron gustarles, pero a mí, sinceramente, no. Sin duda es de agradecer que las empresas apoyen el deporte, pero tengan elegancia, por favor.

Y aquí acaba la crónica de mi vuelta a las travesías. La idea es nadar el 9 de Agosto en la travesía de Puerto del Carmen, 1200m, para afrontar el sector de la natación en el Triatlón Club Náutico Arrecife, 15 de agosto, en las mejores condiciones posibles. ¡Así que a seguir mejorando! Me hartaré a decir que el ambiente que se crea en las travesías es de los mejores que he visto en el deporte, así que muy recomendable para todo al que le guste nadar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario