miércoles, 27 de mayo de 2015

Déjame correr un poquito más mami...

Lo siento no he podido evitarlo...
la dorsalitis se resiste a curarse...
lo tengo controlado lo prometo...
solo necesito una dosis más...

Nos vemos en la 24H RUN.


domingo, 17 de mayo de 2015

Crónica 10KM “Fundación Puertos de Las Palmas” 2015


Fuera de forma, con problemas físicos y la mente de vacaciones. Así me personé en la trasera del Parque Santa Catalina, con ganas de disfrutar y el objetivo de poner un punto y aparte en este gran año deportivo 2015, sin empeorar las molestias que vengo arrastrando desde hace unos meses. Sin cámara, sin objetivo de tiempo y sin hacer el ritual alimenticio previo. Bienvenidos a la última crónica de esta primera mitad de año, la de los 10KM "Fundación Puertos de Las Palmas", a donde fui de tranquis y acabé sufriendo.

La carrera se iniciaba a las 9:00 para las modalidad de Media Maratón y 10KM. El cielo encapotado invitaba a darlo todo, el viento estaba tan de vacaciones como mi cabeza, ideal para los valientes que iban a intentar superar sus marcas personales. A mí me daba un poco igual, mejor que no hiciera calor para sufrir menos. Desde una hora antes estuve por los alrededores de la salida, fui al punto establecido para la quedada popular y menuda foto de familia salió, lástima que faltaran tantos buenos amigos.

¡Equipazo!
Foto de Miriam Herdel

Entre saludo y saludo pruebo a trotar un poco para buscar sensaciones. Las piernas van bien, de caja me siento justo y tanto la rodilla como el psoas no molestan, aunque se que si aprieto un poco volverán los problemas. Me saluda Pedro, un seguidor del blog que me pide una foto, me siento una celebrity pero trato de que no se me suba a la cabeza, ¡un saludo Pedro y felicidades por tu carrera! ¡Se conoce muy buena gente en este mundillo! Entro al cajón 2 de salida, deduzco que ponerme en ese fue un error de imprenta, evidentemente me puse al final y dejé que muchos del tercer cajón se pusieran delante mía. Me encuentro con Víctor Gil, gran deportista con el que suelo cruzar algunas palabras de aliento cuando nos vemos entrenando o en alguna carrera. Intercambiamos impresiones y nos deseamos suerte, la salida está a punto de darse.

33333.... 22222.... 11111... SALIDA! El efecto cutre de eco que le ponen a la cuenta atrás me saca alguna risita malvada, pero bueno todo sea por motivar al personal. Salida similar a la de la LPA Night Run pero mucho menos masificada, hay espacios para progresar y dejo hueco a todo el que me lo pide, corro por la derecha sin molestar a nadie con mi ritmito. Me encuentro a mi fotógrafa oficial y poso para la foto, no ganaré nada pero por lo menos ¡tengo que salir bien en las cuquifotos!.

No hay salida en la que no esté sonriendo
Foto de Miriam Herdel

Nada más salir me emparejo con Víctor, empezamos a hablar y ya no nos separaríamos hasta cruzar la meta. La conversación fluye, va mucho más sobrado que yo pero me dice que no tiene ninguna objetivo más que disfrutar, así que se mantiene a mi lado. Estamos volviendo del muelle Cambullonero cuando la bici que sigue al primero del 5KM nos grita que nos hagamos a la izquierda. La rotonda de giro hacia meta está a muy pocos metros a la izquierda así que Víctor y yo le decimos al ciclista que será a la derecha. Insiste que a la izquierda y ahí nos situamos hasta que el corredor corrige al ciclista y le dice que gira a la izquierda. Nos cruza por delante embalado y el ciclista corrige su trayectoria agradeciéndonos la corrección. ¿Y si el corredor hubiera hecho caso al ciclista? Dejaré la pregunta en el aire.

Seguimos nuestro camino en dirección al muelle de La Esfinge, siempre por debajo de 5:00 min/km y cada vez más rápido según va cantando el GPS de Víctor. Me encuentro bien de piernas pero muy asfixiado, se nota la mala forma pero intento aguantar el tipo, si no hay dolor puedo aguantar hasta meta. Giramos de nuevo y afrontamos el regreso al CC El Muelle, apenas quedan 4 kilómetros. Cerca de Belén María, a 2 kilómetros de meta, la rodilla empieza a molestar, se lo digo a Víctor y bajamos considerablemente el ritmo hasta 5:40 min/km, aproximadamente, no pienso forzar nada. Nos empiezan a adelantar bastantes corredores, el resto de la carrera había sido todo lo contrario. Salimos del puerto y enfilamos la línea de meta, tiempo final de 48:07. Curiosamente nueva MMP en 10km, las dos pruebas de 10 kilómetros en las que he ido a tope han sido la primera y la tercera edición de Corriendo por Vegueta, donde se queda en 9 kilómetros y pico. Sin duda la compañía de Víctor me ayudó a controlar mejor el ritmo y no pasarme de revoluciones, ¡muchas gracias máquina!


¡Gran compañero de fatigas!
Foto de Miriam Herdel

La organización ha tenido sus más y sus menos. La oferta que sacaron en enero durante la Disa Gran Canaria Maratón probablemente hiciera subir las inscripciones sustanciosamente, lo que también provocó que hoy no corrieran 1907 inscritos sino 1453 entre las tres modalidades, igualmente buena participación. Los avituallamientos estaban bien pero había una cola monumental en meta para coger un refresco o cerveza que yo por lo menos no quise hacer. El recorrido estaba claro excepto en el giro de 5KM que no estaba bien señalizado además que, el ciclista que guiaba al primero no se sabía el recorrido, error grave ya que algunos participantes se perdieron. La poca información en Facebook sobre la recogida de dorsal creó confusiones que podrían haberse evitado fácilmente con un post de información. La camiseta azul me encanta aunque la roja no es tan agraciada. Y poco más...

No acabé cansado, no...
Foto de Miriam Herdel

Y aquí acaban los dorsales por un tiempo, toca descansar y recuperar las molestias. No esperéis crónicas aunque, conociéndome, de pronto en verano puede caer alguna travesía a nado. Nos volveremos a ver, como muy tarde, en la LPA Night Run. Salud y muchos kilómetros!!


¡¡Y disfrutad del running coño!!
Foto de Miriam Herdel


sábado, 16 de mayo de 2015

El día antes - 10KM “Fundación Puertos de Las Palmas”

Se acabaron los dorsales por este primer semestre de 2015, lo prometo, mañana es el último que sudaré, si el físico me lo permite...

Mañana toca volver a correr, después 3 semanas sin entrenar fuera del gimnasio me atreveré a correr la modalidad de 10 kilómetros en la XIII Media Maratón “Fundación Puertos de Las Palmas”, completamente fuera de forma y sin muchas pretensiones de hacer un gran papel. Tengo algunas molestias en el psoas iliaco izquierdo cuando me pongo a correr en la cinta del gimnasio, inmediatamente paro y lo dejo pasar. Mañana no sé si me dolerá durante la carrera, es probable, pero bueno que tampoco voy a montar un drama si tengo que abandonar.

La recogida de dorsal fue rápida, y tengo que decir que la camiseta es, a mi gusto, de las más chulas que me han dado por una carrera. El resto de la bolsa del corredor se trata del ya tradicional sobre de crema de Physiorelax, dos sobres de Islacao, una piruleta de Hyundai y algún folleto que no he ojeado. La bolsa en sí es sencillita, otra más para la inmensa colección.

Un servidor recogiendo el dorsal

Mañana será un día para disfrutar entre amigos, correr si el cuerpo lo permite y acumular más experiencia. ¡No me esperen cámara en mano! Última carrera de este frenético inicio de año, que haya salud. ¡Nos vemos runners!

Yo ya estoy pensando en añadir el dorsal a la colección...

domingo, 10 de mayo de 2015

3 x 42,195km

Hay algo irrefutable en esto del running y es que toda competición tiene, como mínimo, una gran enseñanza. Si hay una distancia que posee el título de Doctora en enseñanza deportiva, es la maratón, sabia entre sabias siempre tiene algo que añadir a tu experiencia, seas quien seas. Tras sufrir una intensa fiebre maratoniana, toca hacer un viaje introspectivo y analizar algunas de las enseñanzas y curiosidades que me han ocurrido en este intenso período.

¿¡A quién le gusta aprender!?

- La maratón es cosa de locos. Locos metódicos.
Hoy, hace 6 meses, faltaban 6 días para mi primera maratón en Tenerife. Hace 2 semanas que acabé la tercera. Fue una imprudencia atacar tres maratones en apenas cinco meses sin haber hecho ninguna antes. Al principio el entrenamiento fue metódico, acumulando kilómetros y alcanzando un buen pico de forma que me hacía afrontar mis primeros 42 kilómetros y pico con garantías de éxito en noviembre. Pretendía el sub 4 horas pero el recorrido rompepiernas, el calor y la inexperiencia me hicieron petar en el kilómetro 33. Aprendí que la preparación puede ser buena pero en la maratón puede pasar cualquier cosa. En enero iba a por mi segunda maratón, descubrí que la Navidad no es buena época para entrenar y participé en Gran Canaria arriesgando en la primera mitad para tener margen en la segunda. Me llevé un murazo y aprendí que no puedes ir a por un objetivo que no puedes alcanzar. El cansancio hizo mella en mi mente y en mi físico y me privaron de cumplir la mitad del Plan Daniels RNR, unos problemas en la rodilla me alejaron de cumplir la otra mitad. Aparecí en Madrid en mala forma, jugué con cabeza para correr cómodo pero acabé petando. No esperes una buena maratón con una mala forma. Y con tres maratones en las piernas he descubierto que esto es cosa de locos que son felices corriendo junto a otros locos. Pero estos locos han entrenado para esta locura, así que algo cuerdos si están. Volveré pronto a la maratón, no se cuando, pero volveré.

- "Tienes que pasar la media maratón como si no hubieras corrido."
Recuerdo perfectamente estas palabras de Sosaku antes de correr mi primera maratón. Ahora no puedo más que asentir con la cabeza. Qué razón tenías. En Tenerife pasé la media sobre 01:57:00, en Gran Canaria sobre 01:47:00 y en Madrid sobre 02:18:00. En todas acabé reventando. El nivel de forma fue decayendo entre la primera y la última. En Gran Canaria arriesgué y salió mal. Una buena estrategia de carrera es esencial en esta distancia. Aprenderé de estas experiencias.

- Cabeza, piernas, cojones.
Cuando te enfrentas a la maratón tienes que echarle cabeza a la salida, no dejarte llevar por el ritmo endiablado de los medios maratonianos e ir cómodo. Cuanto más uses la cabeza menos sentirás el esfuerzo en las piernas, que se acentuará según pasen los kilómetros protagonizando tus pensamientos. El "quiero acabar" se te pasará por la mente, darás todo lo que tienes y cuando estés vacío de piernas y de cabeza recurrirás a lo último que te queda, echarle cojones. Al final de todo está la meta, una correcta proporción 60%-30%-10% te hará devorar la maratón. Yo he tenido que recurrir mucho al último factor pero bueno, lo corregiré en la próxima.

Vendo los cojones que me sobran.

- Acabar es difícil, pero más lo es abandonar.
Solo 195 personas llegaron después de mí en la maratón de Madrid por las 11539 que entraron por delante. ¿Mereció la pena el sufrimiento mental y el desgaste físico por un 05:23:16? Yo lo tengo claro, ya nadie me quita la emoción del final. Abandonar siempre fue una opción, pero mientras pueda dar una zancada más...

- El plan de entrenamiento lo es todo.
Las garantías por tener una buena maratón pasan por tener un buen plan de entrenamiento, y por supuesto cumplirlo. De nada vale tener un gran plan si luego nos lo saltamos. De nada vale cumplir todo el plan si este no está bien diseñado. De nada valen todas las ganas del mundo si entrenamos sin plan y sin tener puta idea de lo que estamos trabajando en cada sesión. Para llegar con opciones de éxito a la línea de salida de una maratón necesitamos cumplir un buen plan a rajatabla.

- En la maratón puede pasar cualquier cosa.
Pues haber entrenado tan bien como Chema Martínez y Carles Castillejo juntos, pero el día de la maratón puede llover, granizar, haber charcos, tapones, esguinces, derrumbamientos de edificios o golpes de estado. Nunca vas a saber lo que ocurrirá en esos 42 kilómetros y pico así que estate preparado para todo.

- El muro son los padres.
Si haz hecho algo mal, él te castigará. Pórtate bien en el plan de entrenamiento y diseña una buena estrategia de carrera para no sufrir luego al Tío del Mazo.

- Ten en cuenta los consejos de gente que sabe, pero respeta tus ideas.
Todo el mundo sabe en esto del running, hay sabios detrás de cada esquina y siempre que trates con alguien te dará una máxima runneril. Es elección tuya elegir qué consejos aceptas y cuales no. Soy defensor de los ideales propios, del ensayo y error y de aprender a base de experiencias. He corrido muchas carreras de todo tipo, en muchas he estado a tope y en muchas más he estado mermado por lo que sea. He cometido a errores a ojos de los demás, pero yo los considero aciertos porque así he aprendido. Pero cada uno que haga lo que le nazca, ¡yo soy feliz con mi manera!

- Objetivo: Tiempo, disfrutar, llegar...
Cuando te enfrentas a un reto siempre te marcas un objetivo, este puede ser un tiempo determinado, un cierto nivel de disfrute o simplemente llegar a meta sea como sea. Todos los objetivos me parecen respetables, he pasado por absolutamente todos y seguro que lo seguiré haciendo. Hay que marcar el objetivo que te salga de dentro, si es llegar a la meta de una maratón antes del corte pues olé tus huevos, a por ello, que nadie te diga que eres más o menos que nadie por los objetivos que te marcas. Al final lo importante es tener un objetivo, tratar de superarse a uno mismo y sentirse bien, para eso corremos.

- Siempre saludaba.
En esto del correr se crea una camaradería especial. He visto runners en muchísimas carreras, de todo tipo, y cuando llegas a ese punto crítico no importa quien esté a tu lado que el apoyo es mutuo. En Gran Canaria llegué a meta gracias a unos simpáticos señores de Arguineguín y en Madrid un taiwanés me sacaba sonrisas cada vez que íbamos en paralelo, esta es la magia del running.

¡Se conoce muy buena gente corriendo!

- Mente abierta, déjate enseñar.
Como dije al principio, cada dorsal acumula una gran cantidad de enseñanzas que tienes que estar dispuesto a asimilar. No te obceques en tus ideas, ve adaptándolas. Hace unos meses me apetecía correr pruebas largas, disfrutaba y era lo que quería hacer. Ahora me apetecen pruebas más cortas, sentirme competitivo y hacer buenas marcas en distancias hasta media maratón. He aprendido muchas cosas sobre la maratón que pondré en práctica cuando me vuelva a picar el gusanillo maratoniano, ahora quiero otro tipo de enseñanzas.

Y mucho más que me quedo para mí. El running es un deporte agradecido, lo que le des te lo devolverá multiplicado por dos, el ambiente es único y cada carrera es especial a su manera. Acabo de vivir momentos muy duros en algunas carreras, y estos momentos tan críticos al final son los mejores recuerdos. Ahora quiero descansar y volver a mediados de verano para distancia más cortas, hasta media maratón tengo pensado. Ya me he hecho un calendario mental que intentaré no volver a saturar, darme tiempo para descansar y no llegar a bloquearme a causa de la fatiga como me pasó antes de Madrid. Si algo he aprendido es que de todo se aprende, así que ¡a seguir corriendo!