martes, 17 de marzo de 2015

Caballero, permítame pasarme su plan de entrenamiento por los...

No soy muy dado a los artículos de opinión, no porque no me gusten, que en realidad me encantan, sino que, si no tengo una opinión muy definida, prefiero callar. Llamadme cagado, aunque suene mejor decir que soy precavido, pero eso de opinar sin puta idea de lo que estoy hablando no es mi estilo. Pero hoy, aquí y ahora voy a expresar una opinión, y sean libres de expresar las suyas en los comentarios.


Soy apasionado de los retos, hablemos de running en este caso. En el último año he hecho 2 medias maratones (LPA Night Run y Vecindario), 2 maratones (Tenerife y Gran Canaria), 4 trail de más de 20km (21 del Día de Canarias, 24 de la Isleta Extreme, 33km de la Transgrancanaria y 54km de la TinajoXRace), y más carreras menores. A la hora de preparar estos retos he seguido planes de amigos, la guía de un libro o incluso he entrenado sin tino. Suelo dejarme llevar por mis impulsos y plantearme retos por el placer de disfrutar o retarme a mí mismo, sin tener en cuenta un determinado tiempo o resultado objetivo, o si el es momento de hacerlo, o si hay tiempo de prepararlo. Puedo asegurar que he corrido más carreras no estando preparado que sí estándolo, y uno u otro caso no me ha hecho disfrutar más o menos de una carrera. Con esto quiero decir que hablo desde el punto de vista de un chico que está empezando a cambiar malos hábitos, preparando mejor los retos y tratando que esto mejore mi rendimiento en carrera, el cual considero muy irregular y pobre en general. Así que hablemos de cómo preparar una prueba deportiva, el famoso plan de entrenamiento.

A la hora de iniciar la preparación para una carrera hay varios modus operandi entre los que el runner popular puede elegir, que podemos agrupar en tres:

- Entrenamiento por cuenta ajena: Ponerse en manos de un especialista que nos guíe es lo que podríamos aconsejar para alguien que no tiene puta idea de como entrenar su cuerpo y mente para un determinado objetivo, hablando mal y pronto. Este profesional nos diseñaría un plan de entrenamiento fiable, nos aconsejaría unas conductas y, por supuesto, nos pediría una remuneración a cambio de sus conocimientos, cosa que es absolutamente normal. El problema que veo en esta opción es: ¿y en qué manos dejo tal responsabilidad?, todos se hacen llamar profesionales ya hayan hecho un curso online de 60 horas, sean licenciados/graduados universitarios o que la única acreditación de sus conocimientos sea la experiencia. El boca a boca suele ser la mejor manera de encontrar alguien fiable, recomendaciones de conocidos que hayan encontrado resultados con esa persona. No suelo atender a los anuncios que veo en flyers de carreras o internet, ahora con las redes sociales cualquiera puede anunciarse como el entrenador el futuro campeón del mundo de maratón, hasta yo... Así que los que eligen esta vía tengan cuidado en quién dejan esta responsabilidad, la titulación no siempre es una garantía de éxito, ni la experiencia, ni la promoción... pregunten a la gente del mundillo, quién les ha servido y quién no, ventajas  y desventajas, método que utiliza... todas las preguntas que os ayuden a diseñar su perfil de entrenador y comprobar si coincide con lo que buscáis, en mi opinión es la mejor opción si eliges dejar la planificación de tu entrenamiento en otra persona. Ya que gastas dinero, hazlo bien.


Elígeme! Soy profesional!

- Entrenamiento por cuenta propia: "Yo me lo guiso, yo me lo como." Este es el lema de los runners que deciden que son capaces de diseñarse su propio plan de entrenamiento, aunque aquí voy a hacer una subdivisión que considero vital para entender este grupo:
  • Los que saben: Ya sea por la experiencia adquirida en carreras, por tener conocimientos de cómo entrenarse a sí mismos, por conocer su cuerpo... por lo que sea. Gente que sabe qué necesita para conseguir un determinado objetivo, conoce cómo va a responder su cuerpo y además si tienen algún imprevisto saben solucionarlo. Aquí el runner no depende de nadie, él sabe lo que se hace y nadie va a influirle. Suelen ser corredores veteranos, de la vieja de escuela, se conocen mejor que nadie y lo saben. Este es el grupo al que todos queremos pertenecer, el club objetivo de todo runner. Muchos de los miembros de este selecto grupo han sido discípulos de algún entrenador, pero el tiempo les dijo que ya no necesitaban estar a las órdenes de nadie y aquí están.

  • Los que no tienen puta idea: El grupo más peligroso para sí mismos. No saben cómo diseñar un plan de entrenamiento pero ellos defienden que sí, que con las definiciones de tapering que han leído en internet les es suficiente. Aún no conocen su cuerpo y probablemente se exijan más de lo que deben, las lesiones no son un problema para ellos hasta que aparece la primera, ahí abrirán los ojos y pasarán a ser entrenados por cuenta ajena.
Yo obviamente pertenezco a este grupo. Go insensatos!
Foto de James Mitchell

- Entrenamiento por cuenta de quién sabe quién: Por la red pululan cientos de miles de millones de entrenamientos que te aseguran un determinado objetivo si los sigues. No conocen tu nombre, ni tus características. Da igual la edad o peso que tengas. Si sigues ese plan ¡lo vas a conseguir! Suelen ser planes estándar que cualquiera podría hacer, diseñados por algún experto o por Belén Esteban, quién sabe... Guiarse por estos planes es peligroso pero por supuesto siempre hay alguien a quien le funciona y no se lesiona por no cumplir el perfil para el que está diseñado el plan. ¿Se entiende lo que digo no?


Con poner "plan de entrenamiento maratón" las posibilidades son infinitas. Este el 1º que sale.

Y leídos todos estos grupos, ¿qué es lo mejor? Depende de cada uno elegir lo que más se adapte a sus necesidades. Los profesionales prefieren guiarse por un entrenador especialista de su confianza. Los maratonianos veteranos suelen guiarse por su experiencia, con ella les es suficiente. Los que se estén iniciando buscarán entrenador que les guíe o buscarán en internet ayuda para crearse ellos mismos un plan. Como podéis observar yo no soy un buen ejemplo, pero poco a poco uno va mejorando sus hábitos. La primera vez que seguí un plan de entrenamiento fue para la Maratón de Tenerife y quedé muy satisfecho con la forma que cogí a pesar de que la carrera no saliera como esperaba. Ahora estoy siguiendo un nuevo plan para la RNR Madrid Maratón que desgraciadamente apenas he podido seguir como me gustaría, un viaje de por medio, molestias en una rodilla, una carrera llena de polvo y una amigdalitis han hecho que llegue al ecuador del plan casi igual de forma que como lo empecé. Pero lo importante es no decaer cuando el plan no vaya según lo esperado, hay que recordar que corremos por hobby, nadie nos va a pagar por esto así que no tenemos por qué pasarlo mal, ya el siguiente irá mejor.

En mi opinión, y ya como conclusión, debemos tener un plan, y cuanto más fiable mejor. Si algo te va bien, genial, continúa por ese camino. Pero en caso de que algo falle o tus resultados no sean los que quieres, como a mí me falló eso de entrenar sin tener ni idea un trail de 54km, CAMBIA, documéntate sobre cómo prepararte mejor tú mismo o busca entrenador que te de confianza, siempre se está a tiempo.

Recuerda: Lo importante es tener un plan en el que cagarte cuando la carrera te sale mal, la culpa nunca es nuestra sino de él.

6 comentarios:

  1. Sentido común... Creo q en eso se resume todo... como bien dices planes hay miles y tienes q buscar el q más se adapte a ti y a tu vida e ir adaptándolo a tus circustancias... Tú ya tienes una base cojonuda, con algo de costancia y si te respetan las lesiones, en poco tiempo vas a hacer carrerones y marcones en los 42k q ya me gustarían a mi y al señor de la foto con los brazos extendidos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, lo principal es sentirte cómo con el plan y que este se adapte a cada uno. Esperemos que así sea, aún me queda mucho;)

      Eliminar
  2. Yo creo q seguir un plan sin conocerte tmb s un error, almjr ni puedes llevarlo, yo opto x sensaciones, hay días q estas bien y otros mal, y l día d la carrera sera el reflejo d tus entre nos, pero bueno esto es como todo, al igual q los geles q no les sienta bien a todo el mundo, los entreno serán igual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te dije por Whatsapp no tiene por qué ser un error si estás cómodo, si ves que progresas o simplemente aprendes que ese no es el camino. Todo suma.

      Eliminar
  3. Mi primera media maratón la hice a tun tun. Conseguí el objetivo pero sufrí mucho. A partir de ahí y gracias a Manuel (objetivo42k) he seguido el mismo tipo de plan (método FIRST con tres salidas semanales). Despues de una par de semana en la preparación de la segunda media ya me di cuenta que algo estaba cambiando y que la mejoría era más que evidente. Luego llegó el trail con las ultras y los autoplanes de entrenamiento, buscando resistencia más que velocidad y ahora que he vuelto al asfalto se nota. Y como no podía ser de otra manera he vuelto a seguir un plan que me parece muy conservador (hecho por Asics) pero es mejor que nada.

    Bueno al lio,creo que hay que seguir un plan y al principio mientras te sientas cómodo casi cualquier plan te sirve. Cuando empieces a llegar a un cierto nivel es verdad que parece mejor ponerse en manos de un profesional, pero eso si, con cabeza.

    Vamos, que cada día queda menos para esa maratón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es seguir un plan, al final lo de entrenar al tun tun aunque consigamos el objetivo no deja potencialmente dañino para nosotros, por desconocimiento. Mientras haya una progresión como la que tú estas teniendo todo va bien.

      El profesional siempre será una opción, lo difícil es encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

      Eliminar