lunes, 26 de enero de 2015

Crónica Disa Gran Canaria Maratón 2015

¿Qué piensas cuando estas en medio de una prueba así de muchos kilómetros como en el 30 de una maratón? Esta fue la pregunta que me hice justo antes de que todo se acabara de torcer...


Aún no había amanecido el día en Gran Canaria cuando la ciudad despertó, era un día especial, diferente, apenas habían coches por la calle, solo vallas, conos y cintas señalizando el trazado de una carrera, pero no una cualquiera, ya era 25 de enero, por fin había llegado la Disa Gran Canaria Maratón 2015, y esta es mi crónica personal:

6:00 AM, suena el despertador y un joven deportista se despereza con mayor rapidez de lo habitual, había llegado el día y las sábanas no iban a conseguir atraparle esa mañana. Ducha, ropa de faena bajo un chándal y a por la guagua. Guaguas Municipales había anunciado un dispositivo especial para la prueba a dos días de la misma, ningún tipo de antelación, y, como era obvio, no todo el mundo se enteró. A las 7:25 AM me planté en la parada de la Fuente Luminosa sin saber que por allí no pasaría la 17, muchos runners del 10KM se impacientaban al ver que esta no pasaba y el tiempo se les echaba encima (salían a las 8:10). A las 7:35 pasaron por allí unos chicos que nos confirmaron que la guagua no pasaba, así que todos corriendo a Tomas Morales a por la 25, yo sabía que llegaríamos para coger la de las 7:40 así que no tuve ninguna prisa. Esta sí pasó según lo previsto, estaba llena de runners, la mayoría del 10KM, la línea se desviaba por Paseo de Chil por los cortes del Insular, al llegar a Mesa y López un policía no dejó pasar la guagua, fantástica coordinación entre Guaguas Municipales, la organización de carrera y la policía, así que esta dio la vuelta, cambió el trayecto y por fin nos dejó a unos 10 minutos caminando de la salida. Eran las 08:05 y los participantes del 10KM tuvieron que correr para dejar la bolsa en el guardarropa y poder participar, por Mesa y López también había gente corriendo para llegar a tiempo y se sabe de gente que no figura en la clasificación porque empezaron a correr con la carrera empezada desde más adelante de la salida porque no les dio tiempo llegar. UNA PUTA VERGÜENZA. Y ahora que se echen la culpa los unos a los otros y nadie asuma su responsabilidad.

Ya por la zona del arco de salida, aún flipando con lo acontecido, me voy encontrando caras conocidas, varios participantes me reconocen y me dicen que leen el blog (¡MUCHAS GRACIAS!), así que tan ilusionado como un niño con juguete nuevo me preparo para la batalla, saludo a muchos buenos amigos y entramos todos en nuestros cajones, Gopro en mano, de ahí en adelante sería mi gran aliada durante todo el trayecto. La gente empieza a ocupar sus puestos en la salida, en ese momento no pienso en ritmos ni objetivo de tiempo, solo en correr y disfrutar, tras grabar esos instantes previos empieza al cuenta atrás.

Esta era mi visión a segundos de la salida...

10... 9... 8... 7... 6... 5... 4... 3... 2... 1...

¡SALIDA! "A 42km del sueño", digo a la cámara, empiezo más fuerte de lo que debería, el efecto dorsal puede conmigo y corro solo un poco por encima del 5:00 min/km, una burrada... El ambiente es espectacular, muchísimos runners persiguiendo sus objetivos, y yo soy unos de ellos, sin poder disimular la felicidad con la que corro cada metro. Llegamos al primer avituallamiento en el kilómetro 5 situado en la Plaza de La Feria, espectacular despliegue de voluntarios y agua suficiente para todos, fantástico. Tengo a las liebres de 3h30' justo delante, estoy yendo muy por encima de mi forma pero me encuentro cómodo. Pasamos un horrendo giro de 360º antes de entrar a Vegueta (¿circuito homologado?), por la catedral había un puesto de esponjas y un speaker que nos anima con fuerza, giro y a por Luis Doreste Silva donde estará el kilómetro 10 y el segundo avituallamiento, de nuevo ejemplar, sin duda tanto voluntarios como avituallamientos han sido de lo mejor de la carrera. Aprovecho para tomarme mi primer gel de los 3 que tenía en el cinturón, 1/4 de carrera superado y sigo yendo cómodo, aunque noto el esfuerzo que me supone ese ritmo. Pasamos la Avenida Juan XXIII donde hay un nuevo speaker y encaramos la Avenida Marítima, muy buen clima para correr una maratón aunque ese tramo compartido con el tráfico no es muy agradable. Frente al Real Club Náutico hay otro speaker, suena el temazo Ready For Your Love, momento de máxima motivación justo al pasar cerca del Parque Santa Catalina dirección Puerto. Pasamos por el avituallamiento del kilómetro 15, más música con otro speaker, se hacía más ameno el esfuerzo con esos gritos de ánimo. Llegamos al intercambiador del puerto y allí damos la vuelta con la idea de coger el paseo de Las Canteras, aún habría que hacer otros 2 kilómetros y medio callejeando, con speaker de por medio, para empezar a bordear la playa. Con dos kilómetros para pasar la media maratón los participantes de esta apretaban los dientes así que traté de no contagiarme de esos cambios de rimo, pasamos por otro speaker (¿cuantos llevamos?) de Aquarade que se dedicaba más a promocionar la marca que a animar a los participantes, las vistas eran increíbles con el Teide presenciando la carrera, gran avituallamiento en el kilómetro 20 y por el final de la primera vuelta. Los medios maratonianos entraban a meta y los maratonianos nos desviábamos por la derecha para dar la vuelta al auditorio, el ambiente en la zona de meta era increíble, muy opuesto al resto del recorrido que apenas había gente, recibí muchísimos ánimos, emocionante, primera vuelta en 01:47:02, impensable tiempo antes de la carrera pero la motivación me llevó a ir a muy buen ritmo, a partir de ahí pensé en bajar considerablemente la velocidad para asegurar el sub 4h sufriendo lo menos posible, ingenuo...

Paso por la media maratón, imposible no motivarse con tantos ánimos!

Empiezo la segunda vuelta pasando por el avituallamiento del kilómetro 22, la gente anima con muchísima fuerza por esa zona llamándome por mi nombre lo cual me motiva muchísimo, me tomo el segundo gel y con un ritmo muy conservador voy sufriendo adelantamientos constantes, tratando de mantener la concentración, todavía voy bien. Pasamos Mesa y López, Pío XII y entramos en León y Castillo, nada más pisar esta calle sufro un calambre en el isquiotibial derecho, estiro durante medio minuto y se me pasa pronto, trato de no perder la calma y continúo la marcha, lento pero seguro. De nuevo paso por el avituallamiento de la Plaza de La Feria, los voluntarios animan efusivamente dándonos alas a los maratonianos a no rendirnos, cada aplauso o grito se transformaba en nuestro combustible. Atravesamos Triana, subimos Travieso y afrontamos la subida a Vegueta. Nuevo calambre, esta vez en el isquio izquierdo, más fuerte que el anterior. Me detengo y estiro durante unos minutos, trato de correr pero no puedo, vuelvo a estirar y lo intento de nuevo, esta vez no me duele así que continúo el trote, ya más asustado por si vuelve a aparecer el dolor. Kilómetro 30, el muro, salimos de Vegueta, aún voy por delante de la liebre de las 4 horas, me noto muy cargado pero dentro de lo que cabe me encuentro bien, podría mantener ese ritmo conservador un poco por encima de 6:00 min/km hasta el final de carrera pero especular durante una maratón me he dado cuenta que es como tirar una moneda al aire y decir que caerá de canto, en Luis Doreste, justo después del kilómetro 31, todas las buenas sensaciones que me quedaban se fueron al carajo. 

Justo después del primer calambre, aún dudando entre reír o llorar.

¿Qué piensas cuando estas en medio de una prueba así de muchos kilómetros como en el 30 de una maratón? Esta fue la pregunta que me hice justo antes de que todo se acabara de torcer, mirando a cámara me disponía a responder a esta pregunta que tanta curiosidad suele levantar pero, justo antes de iniciar mi discurso una voluntaria me interrumpe de forma alegre y me dice que tendré unas buenas agujetas en la manos al acabar la carrera de tanto sostener la GoPro, yo, divertido, le respondo que más bien las tendré en las piernas cuando, de forma automática, sufro un calambre muy fuerte en el isquio izquierdo. Con la cámara grabando estiro un poco pensando que todo quedará como los dos sustos anteriores, pero después de cada intento de caminar la pierna me obliga a detenerme y seguir estirando. Apago la cámara y me tiro al suelo para estiro con paciencia, unos 10 minutos allí parado estirando, la voluntaria llama a la cordura, que no merece la pena arriesgar y sufrir una grave lesión, pero yo le digo que trataré de caminar todo lo que pueda para ver cómo evoluciona el dolor. Por fin puedo dar un par de pasos y empiezo la caminata, aún con más de 10 kilómetros por delante hasta meta, ahí empezó un auténtico calvario.

Una maratoniana me anima justo cuando noto el tercer calambre, gracias gracias...

Probablemente durante el peor momento de la carrera.

El speaker de Juan XXIII me anima a continuar y yo asiento pensando "no tienes ni puta idea de lo que me pasa", la impotencia se acumulaba en mi cabeza, muchos runners me adelantaban mientras yo proseguía mi camino por la avenida, muy jodido. Y empieza llover. Tirito de frío, el cielo se ha nublado y la lluvia aumenta el martirio, paso por el Real Club Náutico y Santa Catalina, kilómetro a kilómetro a pesar del intenso frío que, unido al cansancio y al hambre me hace meditar que por qué sigo en carrera. Me acuerdo de la multitud de símiles entre la maratón y la vida, los altibajos en ambas, así que grabo un vídeo con ese pensamiento para que esos metros se me hicieran un poco más cortos. Paso por el kilómetro 35 y tras algunos cientos de metros dos corredores (dos ángeles) se ponen a mi altura y me preguntan sobre mi estado, me insisten a probar a trotar un poco con ellos y el experimento sale bien, ya no hay dolor más allá del paso torpe y las piernas cargadas. Pasamos el avituallamiento del kilómetro 36, el speaker nos anima, quedan 6 kilómetros para meta, parece tan poco, me adelanto un poco a mis acompañantes, a los que les debo la vida, que se paran a hablar con un conocido y allí empieza la cuenta atrás.

5KM: Ya volviendo del intercambiador del puerto, el ritmo es lento pero cómodo para no tener que detenerme, mis héroes me alcanzan de nuevo y compartimos de nuevo varias frases entre metro y metro, hay algún aplauso y grito de ánimo entre los transeúntes de la zona, se agradece.

Con mis dos ángeles de la guarda, no tengo palabras más que de gratitud...


4KM: El speaker que estaba en ese punto ya había recogido sus cosas, dos voluntarias animaban con fuerza y se veía el paseo de Las Canteras muy cerca.

3KM: Ya cerca de empezar a encarar el paseo de Las Canteras, formamos un grupo compacto de 6 corredores, nos animamos entre nosotros pero vamos jodidos.

2KM: El de Aquarade sigue promocionando la marca, hace un alto en su monólogo para felicitarnos por la gesta que estamos a nada de conseguir, ya no sé para donde mirar, mucha gente nos felicita, ya somos ganadores, no los primeros, pero sí ganadores.

1KM: Ya no sé que decir cuando me empiezo a grabar, recuerdo lo mal que lo estaba pasando muy poco tiempo atrás, el frío, la lluvia, los calambres, el hambre, la soledad... todo eso había quedado atrás, todo había valido la pena por estar en ese momento, saboreando la gloria, divisando la meta, con mucha gente animando que había aguantado hasta el final a pesar de la lluvia y el frío, ellos también son unos campeones.

Felicidad.

LÍNEA DE META: Empiezo a grabar, sé que es el último vídeo que haré en carrera después de más de 50, estoy inmensamente feliz, hay muy poca gente para recibir a los maratonianos pero se agradece muchísimo la presencia de cada unos de los que allí se encontraban, al fin yo también estaba allí, a segundos de parar, de tener la medalla en el pecho, de tener mi segunda maratón en las piernas... Feliz, jodido pero inmensamente feliz, y crucé la meta. 

Este momento no se puede definir con palabras, hay que sentirlo.

Tiempo final de 04:33:04, pero da absolutamente igual, sí es verdad que superé la conseguida en Tenerife, también es verdad que probablemente de no haber tenido los problemas con los isquios quizás hubiera bajado de 4 horas, pero lo que importa es que no me rendí, que lo di todo y superé todos los obstáculos que se me pusieron por delante. Soy cabezota, es así.

Quiero agradecer a los voluntarios su increíble labor. Y al público por animar tanto. Sin ustedes esto no se podría realizar.

A la organización felicitarles por los buenos avituallamientos, Expodeporte, la recogida de dorsal y el guardarropa. Y darles un tirón de orejas o mil por lo VERGONZOSO que es decir que la Disa Gran Canaria Maratón está entre las mejores maratones de España cuando se gasta 900.000€ en viajes innecesarios en lugar de darle un mejor servicio al corredor. No solo se habla de la cagada con el transporte público, también de que los 10km de Handbike se quedaron en menos de 7km, que los 10km estaban también mal medidos, clasificaciones erróneas (me sale que del km36 al meta adelanté a 100 personas... buen chiste), que a los del 10km se les echó del guardarropa, que alguna liebre iba mal de tiempo, la pobre bolsa del corredor, la triste llegada... y así una larga lista que no debería existir teniendo el 4º mayor presupuesto de las maratones de España. Haced balance porque esta carrera tiempo mucho potencial que se está desaprovechando.

Y hasta aquí la crónica de mi segunda maratón, ahora toca descansar, masajes, algo de gimnasio y recargar pilas que en dos semanas volvemos a los entrenamientos. En solo 3 meses toca ir a por la tercera maratón en Madrid, que he decidido que sea la última del año, quiero bajar de distancia un tiempo para sentirme más competitivo; y me he prometido a mi mismo que no estaré en línea de salida sintiendo que no estoy bien preparado. Pero antes correré la Transgrancanaria Starter (32km) en Marzo, esto es un no parar!

Orgulloso sufridor, el esfuerzo mereció la pena!

Gracias de corazón por leer la entrada, por seguir el blog, por animarme tanto durante la carrera y por hacer que esto siga teniendo sentido, en nada llegamos a las 5000 visitas! MUCHAS GRACIAS!

14 comentarios:

  1. A valiente no te gana nadie Claudio!!!... preciosa crónica, emocionante y muy original por las imágenes de la gopro

    Eres un crack, el día q hagas un Maratón mas a lo cobardica... saliendo muy muy tranqui, casi acojonado..harás un marcón y será una experiencia totalmente diferente

    Un abrazo y hasta la próxima!!...con tu permiso te cojo la foto de la salida q es espectacular, y con tu permiso la uso en mi crónica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Pancho! Sil la crónica quedó bien el vídeo será espectacular...

      En Madrid probablemente siga esa táctica a ver si consigo dar un gran salto de calidad en el tiempo final.

      Por supuesto, un placer que mi foto aparezca tu crónica, nos vemos por el romano! Dale caña a los entrenamiento para Sevilla;)

      Eliminar
  2. La foto del centro comercial el muelle es estremecedora...qué bien que aparecieran esos ángeles de la guarda y te echaran un cable para terminar los últimos 5 kms con la alegría que se merece la carrera. Enhorabuena...desde ya esperando a que saques el vídeo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Quique! En el vídeo es mucho más estremecedor... espero tenerlo pronto. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Soy Jorge Santana. Muchas felicidades Claudio y encantado de conocerte...Que pena que no te vi el día grande pero me hizo mucha ilusión verte el día anterior... Espero que no te pusieras malo, como muchos corredores y personas( entre las que me incluyo) con la Pasta Party. Un saludo y espero verte otra vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer conocerte Jorge y me alegro que te guste el blog.

      No fui a la Pasta Party porque ya sabía lo que había, mejor comer en casa!

      Un saludo y seguro que nos veremos muchas veces más.

      Eliminar
  4. Grande Claudio! Que manera de sufrir y darlo todo!

    Me parece un acierto TOTAL que bajes al medio y/o 10k a coger forma después de mapoma para luego arrasar en la distancia de filípides, que se ve que es la tuya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aarón!! Sufrir se puede decir que se me da demasiado bien:)

      Sí ya tengo ganas de aparcar un poco tantos kilómetros y lo que queda de año no subiré de MM (con la excepción de la K42 de Anaga), a ver si doy un salto de calidad y siento la velocidad en mis piernas!

      Eliminar
  5. Lo que hace que una maratón sea grande es encontrar eaos ángeles de la guarda. De verdad, admiro tu fuerza de voluntad. Retomar la carrera después de tanto sufrir... me quedo sin palabras.
    Me han encantado las imágenes de la gopro. Ayudan a involucrarse más en la crónica.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mundo hay gente realmente increíble y el deporte capta a muchos de estos grandes seres. Igual esa fuerza de voluntad más bien era cabezonería... las imagenes están sacadas de los vídeos que iba grabando, el vídeo final promete emociones muy fuertes.

      Muchísimas gracias Fran, felicidades a ti también y espero tu crónica!

      Eliminar
  6. Claudio, te has llevado un buen murazo. Sabes completar maratones, pero ahora te queda dominar las maratones. Cuida esos ritmos de salida, debes pasar la media casi como si no hubieras corrido o estás muerto. Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan bien llevado, para Madrid pondré en práctica esa idea a ver si a la tercera va la vencida y esquivo ese muro.
      Gracias Gonzalo!

      Eliminar
  7. Esta claro que en una maratón siempre se sufre, pero lo tuyo esta vez fue una pasada. Terminaste y eso es lo importante, y espero que a la tercera vaya la vencida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mala preparación se vio totalmente reflejada, esos calambres dudo que aparecieran con más entrenamientos pero bueno, fue lo que tocó vivir y se superó! A la tercera estoy segurísimo que será totalmente diferente.

      Eliminar